Conocer Mongolia

Conocer Mongolia

Cómo es Mongolia?

Mongolia es un misterio para muchos. Tan alejado y tan inhóspito, tan difícil llegar que pocos tienen la suerte de conocer su magia. Para que te hagas una idea de lo que es conocer Mongolia, esta es nuestra experiencia.

Hacemos tu viaje realidad

  • Organizamos tu ruta, buscamos tus vuelos, te entregamos los mejores alojamientos y te armamos un itinerario día a día.
  • Ahórrate el tiempo de planificar y confía en nuestra experiencia.
  • Con nuestros consejos, podrás viajar sin gastar de más y sin perderte nada!

Más para conocer Mongolia...

En este post te contamos nuestra propia experiencia en Mongolia. Pero tenemos más info que te va a servir para planifiar tu viaje! Sigue navegando por:

Todo partió un año antes de viajar a Mongolia.

Estábamos en China y yo con necesidad de un nuevo libro. En una librería encontré uno en inglés que se llamaba Wolf Totem, vi que tenía un par de premios y lo compré.

Resultó ser de Mongolia, me encantó y desde ese momento quise conocer Mongolia.

El libro es la historia de un chico chino al que le toca ir a trabajar en las estepas mongolas. Esto cuando Mao estaba en el poder. Y el chico va contando cómo es la vida que le toca junto a las familias nómadas.

Logra que te imagines muy vívidamente cómo es Mongolia: Cómo son las personas, cómo es su relación con los animales y con el medio ambiente. Lo dura que es la vida de las estepa, cómo cuidan a sus animales de los lobos que los cazan diariamente y qué es lo que creen, sus dioses y supersticiones.

Imposible no querer conocer Mongolia después de ese libro! A esas personas tan fuertes que podían luchar cuerpo a cuerpo con lobos, a los lobos que tan difícil es ver en persona, a esas famosas estepas y al legado de Genghis Khan.

Así que cuando comenzamos a planificar nuestra luna de miel, Mongolia pasó a ser un destino seguro. Bueno, casi seguro. Porque en el camino nos fuimos complicando: Que era largo, que era caro, que era complicado… . Pero lo hicimos, y no nos arrepentimos ni un poquito!

Fueron los días más entretenidos que podríamos haber tenido.

Hicimos, vimos y vivimos de todo.

Fue todo lo que esperábamos y más.

Sentimos que conocer Mongolia es un privilegio y nosotros lo disfrutamos al 100%.

Fuimos felices, totalmente felices ❤

Acampamos en los lugares más inhóspitos: Junto a una montaña rocosa sujetando la carpa para que no cayera con el viento, rodeados de árboles y riachuelos en medio del bosque, en una pradera enorme solo acompañados de una familia nómade y sus animales y en medio de un conjunto de pequeñas dunas de arena.

Vimos paisajes mágicos: Múltiples arcoíris, tormentas de arena que taparon el cielo de color rojo, lluvias torrenciales, noches estrelladas a más no poder, extensas estepas verdes con suaves montañas, animales en su hábitat natural: caballos peleando a patadas, ovejitas tomando leche de sus mamás, caballos salvajes (realmente salvajes) en las montañas, ciervos en manadas, zorros bebés jugando junto a las vacas, yaks corriendo a ver a sus crías pequeñas.

Visitamos lugares muy especiales para los budistas: Monasterios construidos arriba de altas montañas, a las que llegamos después de horas de andar a caballo, ruinas de monasterios perdidos entre las rocas, escuelas para monjes budistas construidas sobre antiguas ruinas del Imperio Mongol, señales budistas junto a los caminos y otros tantos perdidos en las montañas.

Compartiendo con una familia en Mongolia

Y, lo mejor de todo, compartimos con familias mongolas que nos recibieron con los brazos abiertos. Pudimos cocinar junto a ellos y comer las comidas más variadas y extrañas, arrear animales (aunque muchos ni nos hacían caso y se nos quedaban mirando como extraterrestres con curiosidad), ordeñar vacas y ovejas, andar en sus motocicletas y sus caballos e, increíblemente, conversar y reírnos junto con ellos.

Incluso nos invitaron a dormir junto a ellos en su ger, para que pudiésemos ver cómo se sentía. Y dormimos ahí, acostados, mirando las estrellas por el agujero del techo que está abierto. Lejos la mejor experiencia y la forma más linda de conocer Mongolia.

Un poco de contexto...

En Mongolia aún hay una parte de la población que vive como nómade. Cómo es eso? Pues son personas cuya mayor pertenencia son sus animales, por lo que se tienen que mover constantemente para que estos puedan pastar en distintos sectores.

Sus viviendas, llamadas “ger” en mongol o “yurta” en ruso, están especialmente diseñadas para armarse y desarmarse rápidamente y se las llevan junto con todas sus pertenencias.

Además, en general, tienen dos ger, uno pequeño que sirve de bodega o cocina, y el segundo más grande, donde duermen, cocinan y comen.

Actualmente, muchas de las familias envían a sus hijos a los pueblos más cercanos o a Ulán Bator para que estudien, tanto al colegio como a la universidad incluso. Pero, en general, uno de los hijos debe quedarse con los animales de la familia, siguiendo así la tradición de vivir de manera nómade.

Desean los hijos quedarse viviendo de esta manera? Difícil saberlo y, la verdad, no sé qué tanto poder de decisión puedan tener.

Familia nómade con sus animales en Mongolia

Durante el tiempo que pasamos en Mongolia tuvimos tuvimos la mega suerte de poder presenciar dos hechos muy importantes en la vida de las familias nómades (y que no pasan siempre): La preparación de una oveja para ser comida y la llegada de una familia nómade.

Lo de la oveja yo me lo salté, porque huí silenciosamente apenas me di cuenta de lo que iba a pasar. Pero Gino se quedó por respeto a la familia y vio todo. Cuando terminó, me dijo: “Pobre Frank (porque le había puesto nombre a la pobre oveja), hoy se despertó pensando que sería un buen día”. Hasta hoy me da risa pensar en ese momento 😀

Pero la llegada de la familia es imposible saltárselo. Tener la oportunidad de ayudar a armar un ger es una en la vida! Así que la aprovechamos y fuimos a ayudarlos, como lo hacen siempre los “vecinos”. Y compartimos con ellos, nos reímos y jugamos con los niños y comimos de su comida.

Super entretenido!

Qué comimos en Mongolia?

Tuvimos la oportunidad de comer muy variado, gracias a que todas las familias donde estuvimos se preocuparon de prepararnos platos distintos.

Su dieta, en gran parte, se basa en carne (de oveja y de vaca principalmente), masas y lácteos. Comimos arroz con carne seca de oveja, arroz con carne de oveja remojado en té con leche (sí, té con leche), dumplings de carne remojados en té con leche, leche de yegua (una suerte, porque solo sale en estos meses del año y es muy importante para los mongoles), té con leche con sal, al principio y al final de cada comida.

Y tantas otras cosas! En este post te contamos cómo es la comida de Mongolia y cómo te las puedes arreglar si tienes problemas con ciertas comidas.

Necesitas ayuda para conocer Mongolia?

En CómoyViajo podemos asesorarte en cómo planificar tu viaje, desde tu visa hasta tu ruta.

Deja un comentario